30 oct. 2014

Historia de una adopción: La renuncia.



He tardado bastante en poder escribir esto. Se debe a que duele, y mucho. Y duele más porque soy el hombre más feliz del mundo.
¿Contradictorio? No realmente. Contra todo pronóstico, el pasado Agosto tuvimos un bebé. Un bebé deseado, querido y completamente inesperado. Después de muchas inseminaciones, de estar en cola para una in vitro, de seis años de decepciones y tristezas… ha llegado. Y es el niño más guapo del mundo (o eso me parece a mí).
Pero toda cara tiene su cruz. Ahora debemos renunciar a este niño (o esta niña, siempre pensé que serías chica) que nos iba a llegar de fuera. Y no, no podemos tirarlo hacia adelante. De entrada cometeríamos una falta administrativa, ya que nos hemos comprometido por escrito con el ICAA a comunicar cualquier cambio sustancial en nuestras vidas, y este niño evidentemente lo es.
Por otra parte, sabemos que comunicarlo significa suspender (que no renunciar, no renunciamos del todo) la adopción. El corazón pide continuar, pero hay motivos lógicos para suspenderlo: la atención que precisa un niño adoptado es muy elevada, y compatibilizarlo con un bebé es complejo, el hijo llegado de fuera debe ser menor que el biológico, o se puede hacer un lío, etc. Y te convencen (o te convences a ti mismo) que es inevitable. Pero duele. Te dicen que no te preocupes, que hay más padres que niños, que todos van a tener un hogar. Pero duele.

En cualquier caso, ese niño va  a tener siempre un sitio en mi corazón.

Y ahora a disfrutar del peque XD

No hay comentarios: